El futuro de la CSI – Respetar las reglas y cambiar la práctica

 

Este documento se centra en los principales desafíos para consolidar una CSI más democrática, unida, inclusiva y eficaz que respeta la diversidad, genera confianza y compromiso de todos los sindicatos afiliados de los más pequeños a los más grandes y en todas las regiones del mundo.

 

I. Respetando la democracia interna y la democracia sindical

1. La CSI tiene que reflejar las necesidades y las preocupaciones de sus afiliados en las áreas de su competencia y brindar la coordinación la más fuerte y dirigir en materia de solidaridad internacional.

2. Respetar todas las disposiciones de la Constitución

3. Mantener un planteamiento coherente y colectivo entre los dirigentes elegidos (Secretario General, Secretarios Generales Adjuntos, Presidente, Presidentes Adjuntos y Secretarios Generales de las Regiones) con reuniones regulares y obligatorias.

4. Respeto de los órganos constitucionales
a. Reuniones políticas reales (no virtuales) del Buró Ejecutivo
b. Consejo General:
1) El CG debe ser un órgano de decisión y no solo un grupo que se informa o que, retroactivamente, avala decisiones tomadas por el Secretariado.
2) El CG tiene que tener la oportunidad de debatir y decidir claramente sobre asuntos específicos basándose sobre la debida información.
3) Las discusiones sobre temas específicos tienen que ser facilitadas por notas políticas de calidad preparadas con antelación por el Secretariado y tienen que incluir puntos de decisión e implicaciones financieras posibles. Tenemos que evitar documentos generales y largas discusiones sobre una multitud de temas que no desembocan en conclusiones finales claras y efectivas y puntos de decisión.
4) Las discusiones tienen que ser bien preparadas y debatidas con los afiliados para lograr consenso.
5) La posibilidad de crear redes o grupos de trabajo sobre la mayoría de los temas prioritarios para mejorar la calidad de las políticas y la eficiencia de las acciones así como proponer oportunidades de involucrar a sindicatos afiliados más pequeños en discusiones importantes.
6) Necesita proveer evaluaciones regulares y objetivas de planes operativos, proyectos, estrategias y campañas.
c. Consulta de los miembros en caso de tiempo insuficiente para presentar los
problemas a los Órganos estatutarios. Las regionales de la CSI podrían
desempeñar un papel importante en este proceso.
d. Información clara, completa y en tiempo oportuno de las decisiones del CG
y planes de implementación para los afiliados que no son miembros del CG
(la mayoría de los sindicatos) y que solo pueden participar en la toma de
decisiones de la CSI cada cuatro años en el congreso de la CSI.
e. En situaciones urgentes que puedan surgir, cualquier decisión tomada por el
Secretariado respetará el marco de política de la CSI y será justificada,
transparente y responsable.
f. Los documentos del Congreso deben ser preparados de tal manera que
aseguren la participación llena de todos los afiliados. Los grupos de trabajo
preparatorios deben participar a la preparación del congreso.

 

II. Transparencia y rendición de cuentas en la gestión financiera y administrativa:

1. Finanzas: los sindicatos viven tiempos difíciles y tenemos que ser prudentes al fijar prioridades y gastos de todos los fondos. Hay que tomar decisiones antes de gastar el dinero, especialmente para gastos importantes. Todos los afiliados tienen que recibir regularmente informes financieros.

2. Gestión administrativa y de recursos humanos (organigrama del personal) con aplicaciones claras de funciones y relaciones.

 

III. Una estrategia sindical mundial:

1. Se debe dar prioridad a los derechos sindicales y a las normas laborales:
a. Hacer campaña permanente por un sindicalismo libre, independiente, democrático y representativo en todo el mundo.
b. Necesidad de desarrollar nuevas herramientas de campañas más sólidas y
fortalecer las redes sindicales con sus afiliados para denunciar y contrarrestar
más eficazmente las violaciones de los derechos de los trabajadores y de los derechos sindicales cuándo y dónde ocurren. Establecer, para este propósito,
canales más fuertes para la interacción de solidaridad directa con y entre los afiliados de la CSI y para consolidar los medios de acción exitosos actualmente existentes.
c. Mejorar la cooperación y la solidaridad entre miembros para apoyar los sindicatos que sufren de represión y, dentro de un “contexto de riesgo”, hacer un llamado a todos los miembros y los departamentos de la CSI para construir una estrategia específica y coordinada caso por caso.
d. Promover el pleno empleo, el trabajo decente y la protección social y laboral para todos los trabajadores, en particular las categorías más vulnerables de
trabajadores mediante el fortalecimiento del sistema de negociación colectiva.
e. Aumentar la importancia del Comité de Derechos Humanos y Sindicales así como del informe anual sobre las violaciones de los derechos sindicales.
f. Se debe dar prioridad a la OIT dentro del sistema de gobernanza global con miras a aprovechar al máximo el potencial de esta agencia normativa tripartita de las Naciones Unidas para abordar las preocupaciones reales de los  sindicatos.

2. La promoción y la comunicación son importantes pero deben basarse sobre una estrategia sindical. Hacer campaña para un movimiento sindical no es nada si no se basa sobre las movilizaciones de los sindicatos y de sus miembros.

3. Importancia del diálogo social global. No solo somos una “voz” sino que también somos un interlocutor social capaz de desarrollar propuestas concretas y listo para asumir sus responsabilidades.

IV. Mejorar la cooperación y fortalecer los mecanismos dentro del movimiento sindical entre la sede de la CSI, las regionales CSI, las Federaciones Sindicales Internacionales, los sindicatos y el TUAC.

1. La CSI debería llevar la voz cantante para asistir a los afiliados a presionar sus gobiernos y parlamentos sobre cuestiones sindicales fundamentales.

2. Definir claramente la división del trabajo entre los diferentes actores para facilitar la confianza y la cooperación. Reconocer estas divisiones y respetar las fronteras claras basadas en los mandatos respectivos, la legitimidad y la eficacia. Un ejemplo es la afiliación. Es un tema extremadamente importante para cada actor pero la tarea no es la misma para cada uno.

3. Se debe prestar especial atención en la división del trabajo y las tareas entre la sede de la CSI y las regionales de la CSI, de acuerdo con la Constitución (y las consecuencias en los presupuestos para realizar dicha división), especialmente en relación entre la CSI y los sindicatos.

 

V. Cooperación y alianzas con organizaciones de la sociedad civil (ONG y movimientos sociales) basada en valores compartidos y en el pleno respeto de las competencias y las diferentes naturalezas de las partes.

 

VI. Instituciones internacionales y el sistema de gobernación global

1. OIT:
a. Los derechos de los trabajadores son derechos humanos. Este enfoque tiene que ser plenamente utilizado en la elaboración de normas y en los mecanismos de control (desarrollo de nuevas normas, promoción de nuevos espacios de diálogo social y de negociación, mejor uso de los mecanismos de control, fortaleciendo su autoridad en el nivel nacional y en los regionales).
b. Transparencia, rendición de cuentas, inclusión y discusión sobre las posiciones y actividades de la CSI y del grupo de trabajadores dentro del Consejo de Administración de la OIT.
c. Cooperación y coherencia con ACTRAV.
d. Coherencia de políticas entre el trabajo en la OIT y las acciones en los otros
niveles.

2. Diálogo crítico con las instituciones financieras internacionales (Banco Mundial y FMI), OMC, ONU, G20: construyendo entendimiento e influencia, considerando la estrategia de cohesión necesaria y complementaria entre la CSI y los otros miembros del movimiento sindical. Permitir el acceso y proporcionar información buena y comprensible a las organizaciones afiliadas sobre asuntos económicos internacionales.

3. Aprovechar al máximo el trabajo de la OCDE respetando la clara definición de la división del trabajo con el TUAC para extender la difusión de la información y las discusiones de políticas entre los estados miembros de la OCDE.

4. La CSI y sus organizaciones regionales pueden también desarrollar una política más efectiva y cohesiva para tratar de influir en los órganos de decisión de las entidades regionales. *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *